Arma_blanca

Como la crónica de una agonía anunciada, se adelantan las rebajas de verano. Llegan las rebajas de los sueldos, de los derechos, de la inversión pública en sanidad, educación, investigación, justicia. La excusa es de sobra conocida: la crisis. Una crisis que les ha venido como agua del cielo.

Por un lado, sufrimos la especulación del suelo, de la tasación de las viviendas, de los créditos bancarios, del precio del combustible y de los alimentos. Sumadle también la especulación de los bonos basura emitidos por bancos extranjeros. Y por otro lado, sufrimos el despilfarro administrativo en infraestructuras innecesarias, grandes eventos y otros gastos superfluos. Todo ello generó las dos burbujas que han estallado: la diferencia entre los precios y los sueldos, y la diferencia entre los gastos y los ingresos del Estado. La primera burbuja (especulación) es sin duda un reflejo del egoísmo intrínseco al capitalismo (acumulación de la plusvalía a costa de los trabajadores). La segunda burbuja (despilfarro) está relacionada con la corrupción (tráfico de influencias) y en mayor o menor medida con el populismo (búsqueda de votos). En cualquier caso, tanto con la corrupción como con el populismo, el político lo que busca es una misma cosa: enriquecerse y permanecer en el poder para seguir enriqueciéndose. En cierto modo, el político comparte el mismo egoísmo capitalista que el especulador.

El final ya lo conocéis. Explotaron las dos burbujas: el consumo bajó por la imposibilidad de seguir comprando tan caro con tan bajos sueldos; y el aumento de la deuda pública dejó de ser sostenible por la bajada de ingresos. Con ello empezó una tercera burbuja: la confrontación social, es decir, la diferencia entre la conciencia colectiva (indignación social por la impunidad de los culpables) y la conciencia delictiva del gobierno (castigando más a las víctimas de la crisis).

Esta tercera burbuja se está inflando con el aliento de la lucha de clases: los obreros piden justicia social, mientras que los poderosos piden más poder para ellos a costa de los obreros. El poder institucional, el poder legislativo y el poder del capital han sido fundamentales para las dos primeras burbujas, pero en esta tercera destaca la actuación del poder institucional en el control de los medios de comunicación. La televisión está totalmente rendida al servicio de los intereses partidistas. El poco periodismo de investigación que quedaba fue censurado recientemente (elpais). La última ventana del mundo que quedaba virgen, internet, está siendo ya cercada con rejas carcelarias. Esos cercos han provocado ya la clausura de fuentes tan importantes como Wikileaks (elpais  ). Este mismo año, la censura alcanzó también los extensos mares de twitter (publico). Facebook ya tenía implementada la censura (en google encontraréis bastantes ejemplos). Todo ello es de vital importancia porque, muchos pensamos que las redes sociales jugaron un papel importante en algunas de las revoluciones más importantes de los últimos tiempos (doovive). Y los gobiernos lo saben, por lo que había que controlarlas, fuese como fuese.

Los poderosos en general, y los gobiernos en particular, tienen miedo a perder parte de sus poderes, sus privilegios. Ven peligrar su dominio sobre las masas (ver técnicas). Se les escapa de sus zarpas Internet (SOPA,  PIPA, CISPA, … ). Y por ello quieren asustar a los ciudadanos (publico). Con la excusa de que cualquier convocatoria de manifestación puede derivar en altercados violentos, prohibirán todas las convocatorias que les plazcan (europapress). Lo disfrazan con eufemismos como “evitamos sólo las manifestaciones violentas”, pero en realidad lo que harán es una prohibición preventiva de cualquier protesta. Pero lo más absurdo del asunto no es la prohibición dictatorial de las manifestaciones, sino la intención de desproteger y despojar totalmente a los manifestantes de todos sus derechos humanos, pues han llegado a decir que la “resistencia pasiva se considerará delito” (público, kaosenlared ). Si la policía te dispara una bala de goma en una manifestación, ¿qué podremos hacer? Si la esquivamos se considerará resistencia activa, y si la recibimos se considerará resistencia pasiva. Ambos casos sería un “atentado contra la autoridad” (youtube). También se considerará resistencia pasiva recibir porrazos de los antidisturbios (publico) o respirar los gases lacrimógenos (youtube). Desgraciadamente ha tenido que morir una persona para que la opinión pública empiece a rechazar las pelotas de goma (elcorreo1, elcorreo2elcorreo3)

Un muerto por bala de goma se considera “un fallo de la actuación policial” (publico), pero el bandalismo se considera terrorismo (rtve). Resumiendo: queda prohibido convocar manifestaciones, queda prohibido acudir a ellas. Si acudes, no puedes quedarte quieto mucho rato en un mismo sitio. Si vas andando por Sol, no puedes ir con más de 20 personas porque se considera una concentración ilegal, en sitio de tránsito (ver apunte). No está permitido resistirse no si quiera pasivamente ante la actuación policial (que por cierto, no suele avisar por megáfono, directamente baja de los furgones y aporrea; youtube)

En definitiva, quieren meter miedo a los indecisos para que no tomen las calles, al mismo tiempo que quieren provocar reacciones violentas al resto, para vincular al 15M con la violencia, deslegitimar el movimiento, y así provocar que perdamos el apoyo de la ciudadanía. Pero no debemos caer en esas provocaciones. No podemos permitirnos el lujo de darles ese gustazo, el gustazo de “justificar” sus duras actuaciones políticas y policiales. Nosotros proponemos una actuación inteligente para hacer frente a este dictadura de los mercados (ver propuesta). Esta propuesta es totalmente legal y necesaria; sin embargo también apoyaremos toda manifestación pacífica aunque se declare ilegal.

 

Mahatma Gandhi (1849):

“La desobediencia civil se transforma en un sagrado deber cuando el Estado se vuelve ilegal, o lo que es lo mismo, corrupto”

Artículo 35 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1793.

“Cuando el gobierno viola los derechos del pueblo la insurreción es para el pueblo, y para cada porción del pueblo, el más sagrado de sus derechos y el más indispensable de sus deberes”

Artículo 25 de la Constitución de Venezuela:

“Todo acto dictado en ejercicio del poder público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo, y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores”.

Constitución Española de 1978

Estaría bien recordar los muchos artículos que se violan continuamente. Dejo al lector que juzgue por sí solo cuáles se están violando

  One Response to “Están hinchando la confrontación”

  1. [...] comparte, comenta. Solos no podemos, pero juntos sí. No caigáis en las provocaciones de los gobernantes, no les demos la escusa de que “las protestas son violentas”. Los [...]

 Leave a Reply

(necessari)

(necessari)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

   

Nuestro Facebook

Nuestro Twitter

Nuestro Google+

© 2012 Moviment Pluralista Allotjada a Mesinternet.com Suffusion theme by Sayontan Sinha